Acerca de

Declaración de Valmaría

A fines de agosto de 2014, profesores y representantes de dieciocho instituciones académicas de América Latina, Norteamérica, Europa y Asia, todas ellas con programas universitarios de posgrado en comunicación, desarrollo y cambio social, se reunieron en Bogotá, Colombia, convocados por la Maestría en ComunicaciónDesarrollo y Cambio Social de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Corporación Universitaria Minuto de Dios.

El objetivo principal de la reunión de posgrados, que tuvo lugar en la sede de Valmaría de UNIMINUTO, fue compartir experiencias y trayectorias de los programas de cada una de las universidades, dialogar sobre los enfoques epistemológicos de la comunicación, el cambio social y el desarrollo y finalmente establecer una red académica internacional que contribuya con el fortalecimiento de este campo interdisciplinario y transdisciplinario en todo el mundo.

La motivación esencial de los convocados y participantes en el encuentro, y ahora integrantes de la red, es la clara conciencia de que la comunicación dialógica y horizontal como proceso de participación, de generación de conocimiento y de contribución en las políticas públicas ha sido poco valorada y visibilizada en los programas de estudio de las universidades en el mundo entero.

Breve diagnóstico

Los programas en más de dos mil facultades y carreras de comunicación social en el mundo hacen énfasis en los estudios de periodismo orientado a los medios (prensa, radio, televisión y recientemente en tecnologías digitales) y de sistemas de información institucional y organizacional (publicidad, relaciones públicas, comunicación corporativa), para satisfacer las necesidades de un mercado laboral cada vez más saturado.

Los estudios de posgrado de las universidades con ese perfil mantienen la visión instrumental de la comunicación y en el mejor de los casos profundizan en el estudio científico de la comunicación desde una perspectiva de investigación histórica, sociológica, cultural, antropológica y política.

Son menos de treinta universidades en el mundo cuyas currículas de grado y de posgrado se orientan a formar profesionales con la capacidad para atender las necesidades de comunicación en los programas y proyectos de desarrollo, con una perspectiva estratégica que implica el diálogo entre los actores implicados en esos procesos para hacer una valoración diferente del contexto social, cultural, económico y político en el que se insertan dichos planes y programas.

Estas pocas universidades con grados o posgrados en comunicación, desarrollo y cambio social alientan una visión de proceso de la comunicación, en el entendido de que la eficacia de la planificación para el desarrollo y la sostenibilidad de los cambios que tienden a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, dependen de la participación social, de la apropiación de los procesos de toma de decisión y por lo tanto de una comunicación que contribuye a articular a todos los actores para el cambio social, fortalecer su capacidad de agencia y la generación y visibilidad de conocimiento propio, para poder, en última instancia, no solamente transformar su realidad inmediata sino también influir en el diseño de políticas públicas de mayor alcance.

Los antecedentes conceptuales de la comunicación aplicada al desarrollo son abundantes, y el grupo reconoce tanto las contribuciones de destacados ideólogos latinoamericanos como de otros contextos geográficos y asimismo los aportes realizados por organizaciones multilaterales como la FAO y la Unesco, que desde la década de 1970 impulsaron un Nuevo Orden Mundial de la Información y de la Comunicación, más justo, más inclusivo y más democrático. Simultáneamente estas y otras organizaciones apoyaron programas de comunicación y desarrollo que permitieron la emergencia de experiencias enriquecedoras y de insumos necesarios para plantear teóricamente la especificidad del campo.

En septiembre de 2005, con el auspicio del Consorcio de Comunicación para el Cambio Social se realizó en la Universidad de Filipinas en Los Baños, una primera reunión internacional de programas y de pratitioners que concluyó con la formación de una red integrada por quince universidades de Europa, Asia, África, Norteamérica, América Latina y el Caribe que se comprometieron a desarrollar investigaciones conjuntas e intercambios de información, de profesores y de estudiantes. Durante los años siguientes varias universidades participantes desarrollaron actividades coordinadas, aunque no fortalecieron las capacidades de la red en su totalidad.

En octubre de 2006, el Congreso Mundial de Comunicación para el Desarrollo reunió en la sede de la FAO en Roma a cerca de dos mil participantes de todo el planeta para debatir y fortalecer las políticas institucionales con base en una comunicación ejercida como un derecho humano fundamental cuya contribución es esencial en la mejoría de las condiciones de vida de la población. La definición de comunicación para el desarrollo contenida en la declaración final del evento, “El consenso de Roma”, ha sido adoptada a nivel mundial por todos quienes trabajan en ese campo.

Principios y posicionamiento

Esos principios de la comunicación, el desarrollo y el cambio social, desarrollados a través de varias décadas, nos inspiran para seguir construyendo este particular campo de estudio y de acción de manera colaborativa.

Tenemos la convicción de que la comunicación es un proceso participativo que empodera a las comunidades y a los ciudadanos, permite una identificación colectiva de sus problemas, la obtención de recursos, la gestión de conflictos, el fortalecimiento organizativo para la toma de decisiones, la afirmación cultural y política y la definición colectiva de las alternativas de solución o superación de esos problemas.

La participación democrática, el diálogo y el debate, y la construcción de conocimiento colectivo en forma colaborativa, constituyen elementos esenciales de ese proceso de crecimiento y edificación de lo público a través de la comunicación, indispensables para reflexionar sobre el poder y la cultura que están en el corazón de la acción colectiva y las transformaciones sociales. La comunicación es central cuando se la encara como un proceso interdisciplinario y multidimensional de intercambio de saberes no jerarquizados, de ideas y de participación que promueve la inclusión de voces marginadas y subalternizadas y alienta el desarrollo con equidad, justicia social y tolerancia en medio de una “biodiversidad de ideas” y de intercambios basados en la gratuidad y la reciprocidad y en el principio del derecho al “vivir bien”.

Tenemos mucho que ofrecer desde el punto de vista teórico-conceptual pero también desde la experiencia, en la construcción de una epistemología del sur que ponga en valor el pensamiento propio que se ha generado a lo largo de varias décadas en nuestras regiones (Asia, África y América Latina) pero también en el “sur global” que existe en las regiones del hemisferio norte, igualmente aquejadas por problemas de injusticia social, discriminación y falta de inclusión.

El pensamiento latinoamericano, en particular referido a las teorías de la dependencia, a la Filosofía y la Teología de la Liberación, ha sido fundamental para llevar adelante los procesos de crítica radical a los paradigmas de la modernidad que asumieron un modelo único de civilización, de pensamiento, de conocimiento, de cultura y también de desarrollo. . En el campo de la comunicación ese pensamiento crítico permitió contrarrestar las tesis hegemónicas del difusionismo y la visión instrumental y mecanicista de los medios de información, además de transformar las nociones mismas de la comunicación como apuesta de encuentro, diálogo, participación e intercambio, antípodas de las limitadas concepciones persuasivas.

En años recientes el pensamiento en comunicación y desarrollo se ha enriquecido no sólo con el cuestionamiento mismo del concepto de “desarrollo” sino también con la reflexión sobre el “buen vivir”. Ésta nos interpela a pensar la relación con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. Encamina hacia la comprensión de la perspectiva amerindia de la armonía, una noción que reconoce la ecología de saberes y l valores diversos de las distintas culturas originarias de Asia, África y América Latina, y entrar en diálogo con ese mundo de conocimientos en la definición y construcción del campo de la comunicación.

Encaramos juntos la tarea de legitimar la especificidad de este campo de estudio y de enriquecerlo con el capital teórico-conceptual y con las experiencias concretas acumuladas a lo largo de varias décadas, que evidencian la riqueza del conocimiento y la imaginación, la recuperación de la memoria, la construcción de otra historia y la definición de milenarios sueños de emancipación para la resistencia viva y presente en el ámbito local y regional en un mundo donde lo global parece imponerse.

Nuestro compromiso ético con la efectiva intervención de la comunicación como elemento estratégico en la construcción de un mundo mejor o mejor de otros mundos y nuestra posición epistemológica con una comunicología y una acción comunicacional emancipadoras serán la garantía para la articulación del pensamiento crítico e interdisciplinario “desde el sur” y en diálogo con el mundo.

Emprendemos este camino de construcción de trabajo en red inspirados en la idea de la ley de la reciprocidad de nuestros pueblos ancestrales amerindios, según la cual muchos elementos y aspectos de la vida no tienen un valor monetario, por el contrario, tienen un valor intrínseco que no se puede traducir al dinero. La ley de la reciprocidad es la que permite la dinámica del trueque, de la minga y la posibilidad de la solidaridad desde un trabajo colaborativo, en alianzas, en cooperación, en comunidad

Coherentes con las teorías del decrecimiento que hacen un llamado a la cooperación en oposición a la competencia impuesta por el libre mercado, esta red se propone establecer vínculos de interconexión e intercambio que nos permitan consolidar las apuestas del campo de estudios y prácticas que se constituye desde la relación entre la comunicación, el desarrollo y el cambio social. Compartir es el fin último de la ley de la reciprocidad.

REDECAMBIO

Bajo los principio antes enunciados, los participantes en el Encuentro de Maestrías decidieron crear la Red Universitaria de Posgrados en Comunicación, Desarrollo y Cambio Social (REDECAMBIO), que ayudará a fortalecer los principios de la comunicación para el cambio social y el desarrollo, proveerá apoyo mutuo a los programas existentes y legitimará la labor de estos programas tanto en la comunidad académica como en la comunidad de profesionales.

Los cuatro ejes de colaboración propuestos para esta nueva red incluyen acciones de a) organización de la red e intercambio de información, b) investigaciones conjuntas, c) publicaciones científicas, d) movilidad de profesores y estudiantes y e) sistema de acreditación

Primer eje – Organización e intercambio

La red se reunirá en principio cada dos años, sin excluir la posibilidad de que algunos o todos sus miembros puedan reunirse en ocasión de su participación en eventos internacionales convocados por otras redes, asociaciones o instituciones.

En la primera etapa, la coordinación de REDECAMBIO estará a cargo de UNIMINUTO, en reconocimiento a su capacidad y a esta primera convocatoria que hizo posible la constitución de la red.

Pueden ser miembros plenos de REDECAMBIO todas las instituciones académicas que cuentan con programas de posgrado específicamente enfocados en comunicación, desarrollo y cambio social. Se espera que todas estas instituciones participen en futuros encuentros de la red.

Para fines de distribución e intercambio de información se decidió crear una plataforma web y páginas en Facebook y Twitter, así como una lista de distribución exclusiva y administrada. En esta lista podrán incluirse las direcciones de otros colegas interesados en el tema, aunque no sean institucionalmente miembros de REDECAMBIO.

La administración de la plataforma web estará a cargo de UNIMINUTO en una primera etapa, con la contribución de CIESPAL (Ecuador), la Universidad Iberoamericana de Puebla (México), la Universidad de Guelph (Canadá) y la Universidad de Filipinas en Los Baños (Filipinas), que comprometieron su apoyo particularmente para traducir del castellano al inglés (y viceversa) los contenidos de la página web y de otras plataformas subsidiarias.

La plataforma web de REDECAMBIO incluirá enlaces con las páginas web de las maestrías que son miembros de la red, además de sub-páginas que incluyan información sobre la red, publicaciones de los miembros, eventos de interés de la red, investigaciones en curso, etc.

Todas las instituciones académicas que son miembros de la red se comprometen a enviar la información necesaria para construir la plataforma web.

Segundo eje – Investigaciones conjuntas

En el entendido de que los intercambios de información no son suficientes para mantener activa la red de maestrías y dada la importancia central de la investigación en el trabajo académico, se han identificado las áreas temáticas prioritarias de cada maestría así como aquellos temas transversales que podrían motivar a varias universidades a construir proyectos de investigación colaborativa.

Los temas de investigación prioritarios incluyen varios que son comunes a las universidades que conforman la red:

  1. Procesos comunitarios. Construcción de espacio público y ciudadanía. Cultura ciudadana. Procesos comunitarios y sustentabilidad. Gobierno y ciudadanía. Comunicación para el buen vivir. Comunicación rural. Comunidades indígenas.

Universidad del Norte (Barranquilla, Colombia), Universidad Autónoma de Yucatán (México), Universidad Nacional del Rosario (Argentina), Universidad Costa Rica, Universidad de Guelph (Canadá), Universidad de los Baños (Filipinas), Universidad Iberoamericana de Puebla (México), Uniminuto (Colombia), CIESPAL (Ecuador), Universidad Andina Simón Bolívar (Bolivia), Universidad Autónoma de Puebla (México), Universidad Metodista de Sao Paulo (Brasil).

  1. Derechos humanos y política pública. Derechos humanos con población joven. Comunicación y memoria. Comunicación y políticas públicas. Comunicación y conflicto. Movimientos sociales. Derecho a la comunicación. Migraciones.

Universidad Autónoma de Yucatán (México), Temple University (EEUU), Universidad Nacional de la Plata (Argentina), Universidad Santo Tomás (Colombia), Universidad Iberoamericana de Puebla (México), Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (El Salvador), Uniminuto (Bogotá, Colombia), CIESPAL (Ecuador), Universidad Andina Simón Bolívar (Bolivia), Universidad Surcolombiana (Colombia).

  1. Medio ambiente y salud. Comunicación y medio ambiente. Desarrollo rural y ambiental. Gestión del riesgo. Comunicación y salud.

Temple University (EEUU), Universidad Santo Tomás (Colombia), Universidad Autónoma de Yucatán (México), Universidad Nacional de la Plata (Argentina), Universidad Costa Rica, Universidad de Guelph (Canadá), Universidad Ohio (EEUU), Uniminuto (Colombia) y Universidad Nacional de Rosario (Argentina).

  1. Género y diversidad sociocultural. Género y desarrollo. Resistencia de género. Sexualidad y derechos humanos.

Universidad Nacional de la Plata (Argentina), Universidad Autónoma de Yucatán (México), Universidad Costa Rica.

  1. Comunicación internacional. Flujos de información. Globalización. Espacio público y comunicación. Comunicación trasnacional.

Temple University (EEUU), Universidad Iberoamericana de Puebla (México), Universidad Ohio (EEUU), Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (El Salvador).

  1. Comunicación y tecnología. Tecnologías de la información para la comunicación para el desarrollo. Gestión del conocimiento. Industrias culturales. Tecnología y derechos humanos.

Universidad Ohio (EEUU), Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (El Salvador), CIESPAL (Ecuador), Universidad Andina Simón Bolívar (Bolivia).

  1. Comunicación y desarrollo.

Universidad de los Baños (Filipinas), Universidad Autónoma de Puebla (México), Uniminuto (Colombia) y Universidad Nacional de Rosario (Argentina).

Tercer eje – publicaciones

Las universidades se comprometen a recopilar las publicaciones y producciones ya existentes para enriquecer la base de datos con referencias de libros y artículos, y en lo posible, con versiones digitales en PDF.

Las revistas académicas que ya se publican en las universidades se abrirán a contribuciones de los miembros de REDECAMBIO.

A mediano plazo se prevé la creación de una revista de la red y una colección de libros sobre temas de interés común.

Se establece un calendario y responsabilidades para la publicación de un libro con los textos presentados en el primer Encuentro de Maestrías.

Cuarto eje – Intercambios y movilidad

Se acuerda diseñar una cátedra itinerante de la red.

Cada universidad informará sobre las posibilidades de becas que faciliten la movilidad docente y estudiantil, así como sobre los convenios ya existentes entre universidades y las oportunidades para promover nuevos acuerdos de colaboración.

****Estos acuerdos de cooperación, detallados en las actas del Encuentro de Maestrías, serán el vehículo para la consolidación de REDECAMBIO.

Las instituciones académicas firmantes se comprometen a destinar los recursos humanos y materiales necesarios para llevar adelante las tareas asignadas.

Institución

Representante

Universidad Nacional de la Plata Cecilia Ceraso
Universidad Nacional de Rosario Sandra Massoni
IPICOM Alfonso Gumucio
Universidad Andina Simón Bolívar Karina Herrera
Universidad Metodista de Sau Paulo Cicilia Peruzzo
Universidad de Guelph Helen Hambly

Mery Pérez

UNIMINUTO Amparo Cadavid
Universidad Santo Tomás Jorge Iván Jaramillo
Universidad Surcolombiana Carlos Monje – Jackeline García
Universidad de Costa Rica Sylbya Carbonell
Universidad Centroamericana José Simeón Cañas Andrea Cristancho
CIESPAL Francisco Sierra Caballero
Universidad de Temple Thomas Jacobson

Patrick Murphy

Universidad de Ohio Lawrence Wood

Universidad of Philippines at Los baños

María Theresa Velasco

Benémerita Universidad Autónoma de Puebla Gabriela Benítez
Universidad Autónoma de Yucatán Carmen Castillo R.

Roxana Quiroz

Leave a Reply